Hay un gran potencial dentro de ti, a pesar de tus imperfecciones.

Hay todo tipo de personas que no sobresalen. Existen los que no tienen coraje, otros son desposeídos, tienen malos hábitos, toman malas decisiones. Muchos no han podido lograr sus objetivos hasta ahora. Tienen miedo y no se atreven por creer que no tienen capacidades.

Si tú eres uno de ellos, entonces te aseguro que tienes el poder de cambiar tu situación. Tienes el mismo cerebro que los demás, las mismas funciones corporales. Eres tú mismo el que elige la manera de usarlos.

Entre los obstáculos están el miedo al fracaso, miedo a equivocarse, miedo a que todo se paralice, miedo a la pérdida, etc. La solución es que valores a ti mismo. Debes estar convencido de que dentro de ti hay un valioso diamante que sólo hay que pulir para que reluzca.

¿Por qué piensas lo contrario? Desde pequeños, te han invadido creencias y valores, que expanden a muchos pero limitan a otros tantos. Unos aman, otros no. Unos creen que pueden, otros no, etc. Lo cierto es que TODOS PODEMOS.

He aquí algunos pasos para hacer que empieces a relucir como diamantes:


  • No te dejes engañar por lo que percibes en el mundo externo.  Tu actual percepción se debe a tus creencias. Tu actual percepción genera dentro de ti pensamientos determinados que dan forma a todo lo que dices y haces. Para que tú cambies, debes cambiar tu PERCEPCIÓN por otra mejor.
  • Según la forma en que has vivido desde que naciste, tienes hábitos buenos o malos. Elimina los malos y remplázalos por hábitos que respeten y dignifiquen tu esencia impecable. Nadie lo hará por ti. Hazlo tú mismo.
  • Desarrolla tus talentos. No deberías decir “No sé”;  más bien “No lo he aprendido aún”. Ponte manos a la obra. Tú tienes todos los talentos. Sólo deja de ignorarlos y permite que se expandan.