Aunque parezca absurdo, existe el miedo al éxito. Las razones pueden ser:

  • Crees que si tienes éxito terminarás siendo solitario, como muchos artistas o profesionales han terminado siendo. Crees que no podrás mantener tu éxito y sufrirás.
  • Crees que tu éxito afectará a tu familia. Que serás esclavo del trabajo y no tendrás tiempo de ver a tu familia.
  • Crees que tendrás dinero y serás egoísta y malo. Por lo tanto, crees que si tienes éxito la gente te rechazará y no querrá hablar contigo.
  • Creer que para tener éxito otros deben fracasar. No soportas ver a los demás sufrir.
  • Piensas que, a mayor éxito, mayores responsabilidades, trabajo y esfuerzo.
  • Piensas que si logras la meta, vas a perder la motivación y ya no tendrás nada por qué luchar.
  • Crees que lo desconocido puede ser amenazante.
  • Te dejas llevar por los dichos: “más vale malo conocido que bueno por conocer”; “más vale pájaro en mano que ciento volando”. “al que nace barrigón, es inútil que lo fajen”; “el cambio es peligroso”; “el cambio es malo”.

En realidad, tener éxito puede ser una experiencia gratificante. Porque:

  • Muchas personas han llegado donde están gracias a su trabajo y a sus propios méritos, sin necesidad de pisotear ni engañar. Esa puedes ser tú, tener éxito NO significa ser una mala persona.
  • Si tienes dinero y eres generoso y te gusta dar, con más dinero darás más. Vivirás con comodidad; tal vez donarás más dinero para fines benéficos, etc.
  • Una persona de éxito puede llegar a manejar todas sus responsabilidades. No hay que generalizar.
  • Estamos destinados a no ser siempre los mismos que en el pasado. Existe la posibilidad de aprender cada día algo nuevo y nos fortalecemos, incluso moralmente y espiritualmente.