INTRODUCCIÓN

Si siempre pudiéramos hacer realidad nuestros deseos y disfrutarlos de manera permanente, nuestro mundo sería distinto. Pero en vez de eso, nos sentimos tristes y desdichados,estamos frecuentemente interesados en cosas triviales, tendemos a actuar sin valores, peleamos, nos rodeamos de cosas inútiles;buscamos satisfacernos con metas egoístas, dinero y posición social.

Pasamos toda nuestra vida buscando esa sensación placentera que nos ofrece la buena posición social, económica o espiritual. Lo hacemos adquiriendo conocimientos, dinero, casas lujosas, muchos hijos, automóviles, experiencia. Sin embargo, continuamos con la misma vida, sólo con efímeras y frágilessensaciones de buen ánimo.

Buscamos un estado de ánimo ideal placenteropor medio de cosas, pensamientos positivos ybuenas relaciones con los demás.Ocurre que esos mismos medios de búsqueda adquieren un valor MAYOR que nuestra META de satisfacción permanente, adquieren una extrema importancia.Pero esos mismos medios destruyenla metaporque siempre vivimos DESEANDO,porque las cosas, las relaciones con los demás, las ideas y pensamientos positivos son transitorios.Las cosas duran poco, se gastan y se pierden; las relaciones con los demás constituyen una fricción constante; las ideas y las creencias carecen de solidez, de permanencia. Incluso DESEAMOS vivir para siempre. Así es como el DOLOR por no conseguir siempre lo deseado se convierte en un compañero básico, permanente y propio.

Toda nuestra vida buscamos lograr un estado de bienestar ideal y permanente, e, incluso,para lograr dicho objetivo, muchos somos capaces de proceder incorrectamente para lograr la META,como si el fin justificara los medios.

El desencanto por no alcanzar dicha meta nos puede convertir en personas tan insatisfechas, deprimidas o angustiadas, a tal punto que podemos terminar en el consultorio de un psiquiatra. Parecemos condenados, porque confundimos la felicidad con el espejismo del placer o la posesión de bienes externos. En pos de esa meta final, muchos terminan como drogadictos o avaros.

¿QUÉ ES LA FELICIDAD?


La felicidad es un estado de ánimo que se produce en la persona cuando CREE haber alcanzado una meta deseada y buena. Implica paz interior, un enfoque positivo y undeseo de conquistar nuevas metas. Las palabras satisfacción y alegría son útiles para darnos una idea aproximada.

Si realizamos nuestros deseos, o si encontramos soluciones a los problemas del vivir cotidiano, nos aproximamos a la felicidad. De lo contrario sentiremos la frustración, lo que nos aleja de la felicidad.

Esa sensación de realización y plenitud, nos confiere una mayor serenidad y estabilidad en nuestros pensamientos, emociones y actos. Ya no sufrimos por un deseo insatisfecho. Por lo tanto somos felices TEMPORALMENTE.

Digo temporalmente, porque la felicidad se compone de pequeños momentosplacenteros vividos día a día, que aparecen y desaparecen a lo largo de nuestras vidas.La felicidad es un estado de ánimo condicionado directamente por las circunstancias. Si éstas cambian,desaparece y desvanece la dicha y la sensación de bienestar. O sea, que la felicidad (ideal) preconcebida en la cabeza de muchos, es un espejismo y un anhelo inalcanzable.Además, ocurre que cuando nos creemos felices, sentimos la tristeza y en otras ocasiones, en medio del dolor y de las dificultades, percibimos la alegría.

Pero, si hay un sentimiento de realización material y ESPIRITUAL, entonces la felicidad tiende a permanecer. Para realizarnos espiritualmente, es necesario tener a nuestro alcance dos elementos que le dan sustento: DIOS Y EL AMOR.

Por ejemplo, si logramos algo dando sinceras gracias a Dios, o si compartimos algo con la persona amada, adicionamos la PARTE ESPIRITUAL y somos realmente felices. Al vincular cualquier acto con la PARTE ESPIRITUAL, lo convertimos en un acto feliz. Por eso, la felicidad también se confunde con la paz que se logra a través de la comprensión y la tolerancia. Es agradecimiento, es benevolencia, es ayuda espiritual, es esperanza, es el trabajo por los demás. Son momentos de plácido descanso en el amor del ser amado. Esta clase de felicidad es estimulante y no se malgasta en ilusorias envidias y se debe a la solidaridad y la ayuda hacia todos los demás.

La felicidad, entonces, depende únicamente de lo que “SOMOS”, no de lo que “sabemos” o “poseemos”. Los títulos y las pertenencias se quedan en este mundo cuando un día tengamos que dejar nuestros cuerpos.

ELEMENTOS QUE PUEDEN AFECTAR LA FELICIDAD


1.- Dinero. Contribuye a la felicidad hasta cierto punto. En general, la gente más rica es más feliz; pero cuando uno cuenta con casa, vestido y sustento, el dinero va perdiendo importancia. Algunas veces, aunque el ingreso aumente, no ocurre lo mismo con los niveles de felicidad. Al parecer, una vez satisfechas las necesidades básicas, uno se siente más feliz sólo si se tiene más que los amigos, los vecinos y los colegas.

2.- Deseos. A pesar de tener más dinero, muchos simplemente deseamos más. Cuanto más tenemos más larga es la lista de lo que deseamos. Y seguimos tratando de tener más medios, generalmente materiales, en busca de la felicidad.

3.- Conocimiento. El conocimiento no influye en la dicha. Los inteligentes esperan más de la vida, suelen imaginar mayores metas. Por eso se sienten lejos de la felicidad. sin embargo, los que tienen “inteligencia social”, es decir los que pueden relacionarse bien con sus semejantes, tienen la sensación de estar más cerca de la verdadera felicidad.

4- Herencia. Aunque nuestrapersonalidad esté determinada en gran parte por nuestros genes, nuestra felicidad depende de nuestro buen juicio y preparación ante la vida; es decir, de nuestros padres.Los extrovertidos tienden a ser más felices que la mayoría de la gente, y mucho más que los introvertidos. El buen humor, que es más propio de los extrovertidos, nos hace más sociables.

5– El atractivo. La gente más atractiva es más feliz. Por la vida es más generosa  con los agraciados. Hay pruebas de que la belleza es señal de buenos genes y un sistema inmunitario saludable. Entonces, la gente hermosa quizá sea más feliz porque es más sana. Sin embargo, podemos aprovechar el efecto benéfico que la belleza le da a nuestro ego AUNQUE NO TENGAMOSBUEN ASPECTO FÍSICO; sólo tenemos que estar convencidos de que lucimos de maravilla.

6- Compañerismo. Es decir, las buenas relaciones sociales. Los que contamos con buenas familias y amigos, nos sentimos satisfechos,porque estamos en condiciones de sacar provecho del apoyo social,el cual nos ofrece paz y seguridad.

7- Matrimonio. Los casados suelen ser más felices que los solteros, porque las parejas que son solteras no tienen la seguridad que da el acta matrimonial, y por eso no se sienten tan felices. La inseguridad es nociva y estresante para los seres humanos.

8- Creencias. Si creemos que existe una vida después de la muerte, nos sentimos más tranquilos y consolados;ya no nos sentimos tan solos, sobre todo al envejecer. Además, ante la adversidad, las creencias religiosas pueden ayudarnos y estimularnos.

La mayoría de las religiones fomentan lasbuenas relaciones sociales y el apoyo entre las personas. Los que ayudan a los demás se sienten bien consigo mismos, e incluso viven más. La práctica religiosa es,entonces, una fuente de mayor satisfacción.

9- Generosidad. Las personas generosas presentan los rasgos de personalidad de los buscan REALIZARSE PLENA Y ESPIRITUALMENTE; es decir, ser MEJORES COMO INDIVIDUOS. A más actos de generosidad, mayores momentos felices.

10- Años de vida. En general, los viejos son más felices, porque esperan que la vida sea más dura y aprenden a sobrellevarla. Son más realistas y sólo se trazan metas que están a su alcance. Conforme se les va agotando el tiempo, laspersonas mayores aprenden a concentrarse más en lo que las hacenfelices. No sólo se dan cuenta de lo que tienen, sino de que no es eterno.

EN BUSCA DE LA FELICIDAD


Algunos buscan la felicidad buscando placer y lo sensual, luego el poder, los bienes y el dinero, después la fama y la gloria, el orgullo, el saber, los viajes, el trabajo, el ocio, etc. Pero sienten que la felicidad no llega.

La felicidad sólo parece llegar si se comparten las experiencias, los conocimientos y buenos sentimientos con los demás.La felicidad está en el interior, en lo que se puede compartir, en el tiempo que se dedica a los demás, en la renuncia que se hace de uno mismo por servir. Para ser feliz se necesita amar, aceptar la vida como viene, disfrutar de lo pequeño y de lo grande, conocerse a sí mismo y aceptarse como se es, sentirse querido y valorado, querer y valorar a los demás, tener razones para vivir y esperar, y también razones para morir y descansar. La felicidad brota en el corazón, que está unida y ligada a la forma de ver a la gente y de relacionarse con ella. Para tener felicidad hay que gozar de paz interior.
Muchísimas personas gozan con lo poco que tienen, y sufren por lo mucho que anhelan equivocadamente.

Por lo tanto, la felicidad, a semejanza del amor, no es algo que podamos perseguir.La felicidad llega. Si la buscamos, nos evadirá, porque lo hacemos de modo incorrecto.

La manera correcta de buscar la felicidad es reconociendo primero aquellas cosas que nos apartan de ella. Luego, si queremos ser felices, plenos y animados, tenemos que buscarla paz, la justicia y la plenitud.Lo demás será añadido debido a nuestro cambio de personalidad.

Si cultivamosel amor a DIOSy nuestros semejantes, podremos detectar y evitar aquellas pequeñas cosas que nos condicionan o esclavizan, y que favorecen el rechazo, el egoísmo y la comodidad, es decir aquello que no nos permiten cultivar el AMOR.Y del amor a la felicidad hay un solo paso.

CONSEJOS PARA TENER MOMENTOS FELICES


1.-TEN BUENA DISPOSICIÓN: Puedes ser feliz en cualquier momento y en cualquier lugar. De tus pensamientos depende el que te sientas feliz o desgraciado, no las circunstancias. El mundo cambiará si te cambias a ti mismo si controlas tus pensamientos.

2.-POSICIÓN DE TU CUERPO: Los sentimientos son influenciados por la posición física de tu cuerpo. Una postura adecuada genera una disposición feliz. Es importante también hacer ejercicio, éste nos libera del estrés y genera la secreción de endorfinas, que nos hacen sentir placer.

3. OPORTUNIDADES: En realidad La felicidad sólo existe por momentos. Si nos preocupamos por el pasado o por el futuro, perdemos oportunidades de ser felices. Así que aprendamos a vivir el presente sin ninguno de los traumas del pasado ni las expectativas del futuro.

4. CONÓCETE A TI MISMO: Aprendamosa amarnos a nosotros mismos como somos. ¿Qué ocurre cuando creemos en nosotros mismos? Cuanto más nos conozcamos, mayor será nuestra ventaja con respecto a los demás.

5. ESFUÉRZATE POR ALCANZAR TUS METAS: Una meta es un sueño con una fecha concreta para convertirse en realidad. Un sueño es solo un sueño, algo que está fuera de la realidad… así que atrevámonos a soñar, pero atrevámonos también a lograr que esos sueños se hagan realidad!

6. SONRÍE: La sonrisa mejoranuestra autoestima. Se ha descubierto que cuando sonreímos, aunque no sintamos nada, nuestro cerebro lo entiende como una señal que todo va bien y manda un mensaje al sistema nervioso central para que libere una sustancia llamada beta-endorfina, que da a la mente una respuesta positiva.

7. PERDONA: Mientras tengamos resentimientos y odios, será imposible ser feliz.

8. APRENDE A DAR: Es uno de los verdaderos secretos para ser feliz, sin esperar nada a cambio. Las leyes de la energía nos devolverán con creces lo que damos. Si damos odio, recibiremos odio, pero si damos amor, recibiremos invariablemente amor.

9. MANTÉN BUENAS RELACIONES: Une fuerzas y camina junto con los demás para conseguir cosas. Aprendamos a colaborar y respetar. Tratemos de entender a las personas que nos rodean, aceptemos a nuestros amigos como son, sin intentar cambiarlos, porque cuando nos sintamos mal, el verdadero amigo estará allí para apoyarnos y brindarnos todo su amor. Así que cultivemosnuestras amistades.

10. MANTÉN UNA CREENCIA: La Fe crea confianza, nos da paz mental y libera al alma de nuestras dudas, las preocupaciones, la ansiedad y el miedo.

11. SEAMOS AGRADECIDOS: Nos sentiremos más felices después de expresar sentimientos de humildad.

12. SÉ OPTIMISTA: Aquellos que apuntamos en un diario nuestras expectativas de un futuro luminoso, nos sentimos más dichosos. Si hay victorias, esto favorecerá la concentración en sensaciones positivas y aumentaremosnuestro grado de felicidad.

LA VERDADERA FELICIDAD


Es el “yo”el que desea y quiere obtener cosas. Es el “yo” el que disfruta, el que desea más felicidad, el que escarba, el que busca, el que anhela más felicidad, el que lucha, el que desea cada vez más. Pero el deseo ya es sufrimiento.

Debido al “yo” la vida para la mayoría de nosotros se vuelve muy trivial, superficial y mezquina: nacemos, aprendemos unas cuantas cosas, sufrimos, engendramos hijos, asumimos responsabilidades, ganamos dinero, tratamos de alcanzar metas terrenales, tenemos un poco de entretenimiento intelectual y después morimos.

Nuestro “yo”está siempre ocupado en buscar una felicidad que tenga permanencia, algo que perdure, que continúe. Y ocurre que el deseo mismo de continuidad es corrupción porque todo deseo cambia o desaparece, para dar lugar a otro nuevo.

Sólo cuando el “yo”, en todas sus sutiles formas, llega a su fin, hay un estado de bienaventuranza, un éxtasis, un verdadero júbilo libre de todo sufrimiento, de toda corrupción.

Cuando la mente va más allá del “yo”, puede haber entonces una felicidad incorruptible y verdadera. Porque sólo disfrutaremos la felicidad cuando nos olvidemos de nosotros mismos y procuremos la felicidad de los demás. En realidad la verdadera felicidad está en nuestras narices, sólo que no la vemos. La felicidad verdadera consiste en amar lo que tenemos, no las cosas sino las personas con las que convivimos, sin desesperarnos por buscar absurdas ilusiones que creemos que nos faltan. El secreto de la felicidad reside en el infinito e inagotable amar.

En resumen, es mejor la felicidad obtenida al amar y ser amado. Esto implica:

Estar en paz con Dios Estar en paz consigo mismo(a) Estar en paz con el prójimo

CONCLUSIONES


  • La felicidad, depende de cada ser, ya que para lo que para unos puede ser felicidad, para otros, es tan solo un medio que ayuda a su obtención pero que no es felicidad en sí.
  • La búsqueda de la felicidad no es una tarea fácil, porque todos los días vamos alcanzando algo de ella, porque todos alcanzamos a través de nuestra vida distintos momentos en los cuales somos felices.La felicidad verdadera son MOMENTOS en nuestra vida en los que expresamosnuestros máximos sentimientos, los cuales, a su vez, están determinados por los valores adquiridos y formados por cada uno de nosotros, y por las circunstancias en que estén trascendiendo en nuestras vidas.
  • El amor influye en la felicidad. Vivir sin un ser querido(un hijo, un compañero, un vecino), es difícil ya que éste es el que nos conlleva a formar y llevar adelante distintas relaciones. La salud es otro factor determinante de la felicidad.
  • La práctica de valoresnos permite modelar nuestra conducta para ser felices.Actitudes generosas como el esfuerzo, el sacrificio, la entrega, el respeto y la solidaridad, también pueden crear felicidad.
  • El progreso tecnológico no constituye, el fundamento de la felicidad. Porque trae aparejado algunos males como la contaminación del ambiente, los peligros de accidentes; también a la par del progreso suelen darse miserias espirituales y físicas muy notorias. Además, muchísimas personas no tienen acceso a esos bienes del progreso.
  • El placer no puede ser el fundamento de la felicidad humana por su carácter efímero y otros aspectos.Los bienes de la naturaleza no constituyen el objeto de la felicidad. Ello por cuanto los bienes corporales son inestables, mezclados con muchos males.
  • El dinero tampoco puede ser fundamento de nuestra felicidad, ya que hay personas con mucho dinero que se encuentran tristes, angustiadas, debido a otros problemas que éste trae consigo.Por otro lado, hay personas más humildes, que carecen de dinero, y realmente se consideran felices.
  • Los seres humanos, movidos por el atractivo de los bienes, han buscado la felicidad en el placer, en las riquezas, en el poder, en la fe, en la dignidad y en la fama. Pero sólo han cosechado la frustración de pretender hallar la felicidad en la posesión de bienes que son transitorios, que están mezclados con MALES.La felicidad es el estado perfecto constituido por el conjunto de todos los bienes, SIN MALES y de manera permanente.