Agradecer por algo que se recibe es una muestra de respeto, generosidad y buena educación. Tiene un efecto positivo en quienes las reciben.

Es importante agradecer con sinceridad para que los demás lo sientan de verdad. Si así lo haces, ganarás la lealtad, confianza y buena voluntad de tus colegas para seguir trabajando juntos en equipo.

No es necesario que se den gracias con un regalo. De hecho, esto es opcional. Lo que importa es tener el detalle, darse el tiempo para demostrar a los demás su agradecimiento. Es importante hacerlo oportunamente y no después de varias semanas o meses.

Dar GRACIAS es una  herramienta poderosa para crear felicidad y éxito dentro de la familia, porque es una poderosa herramienta de crecimiento personal. Es una manera de crear mejores relaciones personales y de crecer en los negocios. De hecho,  cuando uno toma conciencia del poder de dar gracias, la vida empieza a ser diferente.

Para que la acción de dar gracias tenga poder, debes sentir placer al hacerlo, debe generarte gozo en tu corazón, debe  responder a una actitud mental positiva. Si lo haces de este modo, sentirás alegría, y la persona que recibe tu agradecimiento sentirá más deseos de hacerte favores, porque agradecer es una manera de dar.

Agradece siempre, sin importar la causa que motiva el  agradecimiento. Nunca lo hagas con el interés de esperar algo a cambio, no funcionará. Debes ser sincero. Esto generará en ti y en el otro el placer de dar y recibir gracias. Debes decirlo desde el corazón, de forma clara.