Desearías hacer dinero. Buscas en todas partes la manera de hacerlo. Consultas a sus amigos en busca de oportunidades. Surge una oportunidad y te dedicas de lleno a aprovecharla. Pero en poco tiempo te das cuenta de que el campo de acción que has elegido no te satisface. Te detienes y comprendes que todo ha sido tiempo perdido. Sientes que tienes que empezar de nuevo. ¿Qué pasó?

Fracasas porque no sabes con certeza cuáles son TUS fortalezas y debilidades. Sólo esperas encontrar una manera de hacer dinero sin pensar mucho ni invertir. Así sólo fracasarás una y otra vez.

El primer paso que debes dar es descubrir y definir claramente qué es lo que TÚ quieres. Una vez que lo hagas puedes ponerte en acción hasta lograr tu objetivo, desprendiéndote de todo obstáculo que te desvíe de tu objetivo.

Hay muchas maneras de llevar a cabo un negocio. Quizá todas sirvan para que le negocio se ponga en marcha. Lo más importante no es la manera en que se realiza en negocio, sino en saber el POR QUÉ TÚ quieres ponerlo en marcha.

TÚ debes tener una META para que encuentres satisfacción en lo que haces. Una vez que lo hagas, lo más probable es que no te detendrás en lo que tienes que hacer, invertir o estudiar para lograr la meta.

¿Has comprendido? No se trata de que reúnas exactamente todo el material necesario, el dinero y los conocimientos que te llevarán a la meta. Se trata de TU transformación profunda. Eso te comprometerá seriamente a cambiar y no abandonar tu proyecto hasta alcanzarlo. Habrás logrado gran parte del cambio.

Para que encuentres el negocio más adecuado para ti, TÚ debes sentir pasión por él, algo que siempre te haga sentir libre al momento de crear.

Otra recomendación es que TÚ de dediques en lo posible sólo a una actividad específica al momento de trabajar. Tienes que sentir que eres el mejor en lo que haces y así será.

Si en algún momento en la vida, descubres que TÚ también eres bueno para otra actividad, escoge la que más te satisface. Si terminas haciendo varias cosas a la vez terminarás convirtiéndose en mediocre y, tanto tu negocio como TÚ mismo ya no serán perfectos.