El término “cura” significa toda adecuación o ajuste que realiza a su hogar mediante los principios del Feng Shui. Una cura de Feng Shui representa toda cambio que hace en su espacio para mejorar o corregir el Chi (energía), con una intención positiva en mente. Las curas son los métodos específicos mediante los cuales puede equilibrarse el flujo de energía del entorno, y crear así nuevos y más elevados niveles de bienestar. Pueden ser tan simples como limpiar su casa o colocar flores frescas en la mesa del comedor, o tan radicales como mudarse a una casa nueva para invocar cambios fundamentales en su vida.

El profesor Lin Yun, creó el método de las Pequeñas Adiciones. Utilizando este método para agregar elementos Feng Shui a su hogar y a su oficina, creará cambios de energía poderosos en el ambiente que impactarán en su vida.

Las pequeñas adiciones y sus influencias

– Energía lumínica: Las luces agregan luminosidad al ambiente, lo cual es una forma fácil de aumentar el Chi en un área. Los espejos son una de las herramientas más versátiles del Feng Shui y proveen una amplia variedad de cambios posibles. Según la intención con la que se usen, los espejos pueden atraer, rechazar, amplificar, elevar, expandir, proteger o bendecir un área. Las esferas de cristal refractan, difunden, reflejan, expanden y amplifican la luz visible y espiritual, y conducen a la felicidad y a la expansión.

– Energía sonora: Este grupo utiliza, campanas, carillones de vientos, gongs y otros generadores de sonido para crear energía animadora, vivificadora, estimulante y protectora. Las curas sonoras también pueden ayudar a producir un mensaje o una respuesta.

– Fuerza vital: En estas curas se utiliza energía vital y nutritiva para intensificar, curar, nutrir y elevar el Chi de un área. Las curas específicas incluyen plantas, flores, acuarios y peceras.

– Energía hidráulica: La fuerza dinámica del agua agrega energía fluida, abundante y próspera a su hogar u oficina a través del uso de fuentes, cascadas, arroyos, y otros cursos de agua.

– Objetos móviles: Los objetos móviles pueden crear energía activa y alegre, así como también fluida, suave y calmante. Entre los objetos móviles tenemos molinetas, mangas de vientos, banderas y molinillos. Estos objetos se mueven por sí mismos y simbolizan la armonía con el orden natural de las cosas.

– Objetos mecanizados: Estos objetos están potenciados por fuentes de energía específicas como la electricidad. Las curas en esta categoría incluyen los artefactos eléctricos, estéreos, computadoras, televisores, lavadoras, aparatos de aire acondicionado y los petardos simbólicos. Típicamente crean Chi activo y generador.

– Color: El color es una forma más amplia, útil y bonita de crear una vida mejor. En el Feng Shui cada color tiene un significado y esto puede usarse para múltiples propósitos.

– Fragancia: La fragancia correcta puede elevar el espíritu, invocar la curación y establecer el ánimo deseado para un ambiente. El incienso, la aromaterapia y los aceites esenciales son los más utilizados. La fragancia es una forma de conectarse directamente con el espíritu interior.

– Tacto: Los resultados energéticos incluyen influencias estimulantes, alterantes y saludables. Por ejemplo, colocar una cinta de seda alrededor de la baranda de una escalera y tocarla al subir las escaleras puede estimular indirectamente la creatividad y el sistema inmunológico.